Pastor

Senior Pastor Rev. Bernabé G. García

Notas del Pastor

Palabras de Vida - abril 2018

La otra mañana yo estaba acostado en mi cama. Acababa de despertar, y puse mis manos detrás de mi cabeza, y me relajé con mi cabeza sobre la almohada. Entonces yo empecé a preguntar cómo será al otro Lado. Yo comprendo que he vivido más de la mitad de mi vida, si llego a vivir tanto como mi gente vivió. Y yo quería hacer más por el Señor, antes que dejara esta vida. Yo oí una Voz diciendo: "Tú apenas estás empezando. Esfuérzate en la batalla. Continúa esforzándote". Mientras estaba acostado meditaba sobre estas... allí meditando sobre estas palabras, yo pensé que sólo me había imaginado que oí una Voz. Otra vez la Voz dijo: "Esfuérzate en la batalla. Sigue adelante. Sigue adelante".

18 Todavía descreyendo, pensé que posiblemente yo mismo había hablado las palabras. Puse mis labios entre mis dientes, y mantuve mi mano sobre mi boca, y escuché. La Voz habló otra vez: "Sólo continúa esforzándote. Si tú únicamente supieras lo que está al fin del camino". Me parecía que oía la música y las palabras de una antigua alabanza conocida. Estoy nostálgico y triste, y quiero ver a Jesús Me gustaría oír el entusiasmo del repique de las campanas, Iluminarían mi sendero y desvanecerían todos los temores; Señor, déjame mirar más allá de la cortina del tiempo. Entonces la Voz preguntó: "¿Te gustaría ver más allá de la cortina?" Yo contesté: "Me ayudaría mucho".

19 Lo que sucedió, yo no sé. Si yo estaba en el cuerpo, o si estaba... si fue una traslación, yo no sé. Pero no era como cualquier otra visión que yo alguna vez he tenido. Yo podía ver el Lugar al cual fui llevado. Y me podía ver a mí mismo acostado allí sobre mi cama. Yo dije: "¡Esta es una cosa tan extraña!" Había una gran multitud de personas, y ellas venían corriendo hacia mí, clamando: "¡Oh, nuestro precioso hermano!" Primero vinieron mujeres jóvenes, aparentemente en sus primeros veintes. Y mientras me abrazaban, ellas decían: "¡Nuestro precioso hermano!"

20 Hombres jóvenes en la brillantez de su virilidad, con ojos destellando como estrellas en una noche oscura, con sus dientes tan blancos como perlas, me abrazaban, diciendo: "¡Nuestro precioso hermano!" Entonces me fijé que yo también me había-me había vuelto joven. Me miré a mí mismo allí, y volteé y miré mi cuerpo viejo acostado en la cama con mis manos detrás de mi cabeza. Yo dije: "No entiendo esto". Mientras trataba de comprender el Lugar en donde estaba, empecé a comprender que no había ayer, y no había mañana allí. Ninguno parecía cansarse. Mientras me abrazaba una multitud de las mujeres jóvenes más bellas que alguna vez haya visto, descubrí que únicamente había un gran amor que me inundaba, y que no había atracción física como en la conducta humana. Yo me fijé que estas mujeres jóvenes todas tenían su cabello largo hasta la cintura. Y sus faldas llegaban hasta sus pies.

21 Después de esto, Hope, mi primera esposa, me abrazó y dijo: "¡Mi precioso hermano!" Luego otra mujer joven me abrazó, y Hope se volteó y abrazó a la mujer joven. Yo dije: "Yo no entiendo esto. Esto es algo enteramente diferente de nuestro amor humano. Yo no quiero regresar a ese cuerpo viejo en la cama". Luego una Voz me habló: "Esto es lo que tú predicaste que es el Espíritu Santo. Esto es amor perfecto. Nadie puede entrar aquí sin él".

22 Después fui llevado arriba y sentado en un lugar alto. Todo a mí alrededor había grandes multitudes de hombres y mujeres para... en la flor de su juventud. Ellos estaban clamando con gozo: "¡Oh, nuestro precioso hermano, estamos tan contentos de verte aquí!" Yo pensé: "Yo no estoy soñando, pues puedo ver a estas personas, y puedo ver mi cuerpo acostado allí en la cama". La Voz me habló: "¿Sabes tú que en la Biblia está escrito que los profetas fueron reunidos con su pueblo?" Yo dije: "Sí, yo recuerdo eso en las Escrituras. Pero no hay tantos Branham así".

23 La Voz replicó: "Estos no son Branham; estos son tus-estos son tus convertidos, los que tú has guiado al Señor. Algunas de estas mujeres que piensas que son tan jóvenes y hermosas, tenían más de noventa años de edad cuando tú las guiaste al Señor. Con razón ellas están clamando: '¡Mi precioso hermano!'" Entonces la multitud clamó juntamente: "Si tú no hubieras salido con el Evangelio, no estaríamos aquí". Yo pregunté: "¡Oh!, ¿dónde está Jesús? Yo lo quiero ver a Él". La gente replicó: "Él está un poquito más alto. Algún día El vendrá a ti. Tú fuiste enviado como un líder, y cuando Dios venga, Él te juzgará de acuerdo a tu enseñanza". Yo pregunté: "¿Se tendrán que parar en este juicio Pablo y Pedro también?" La respuesta fue: "Sí".

24 Yo dije: "Yo he predicado lo que ellos predicaron. Yo no me desvié de ello a un lado ni al otro. Donde ellos bautizaron en el Nombre de Jesús, yo los bauticé también. Donde enseñaron el Bautismo del Espíritu Santo, yo lo enseñé también. Todo lo que ellos enseñaron, yo lo enseñé también". "Nosotros sabemos eso", la gente clamó: "Y sabemos que vamos a regresar a la tierra contigo algún día. Jesús vendrá y te juzgará de acuerdo a las palabras que tú nos predicaste. Luego tú nos presentarás a Él, y todos juntos regresaremos a la tierra, para vivir para siempre". Yo pregunté: "¿Tengo que regresar a la tierra ahora?" Ellos contestaron: "Sí, pero continúa esforzándote en seguir adelante".

25 A medida que me empezaba a alejar de ese Lugar hermoso y lleno de gozo, tan lejos como mis ojos podían ver, la gente venía hacia mí para abrazarme, clamando: "¡Mi precioso hermano!" De repente yo estaba de regreso en la cama otra vez. Yo dije: "¡Oh, Dios, ayúdame! Nunca me permitas comprometer la Palabra. Permite que me quede directamente en Tu Palabra. A mí no me importa lo que alguien más haga, Señor. Permite que me esfuerce para llegar a ese Lugar hermoso y lleno de gozo". Yo estoy convencido más que nunca en mi vida, que se necesitará amor perfecto para entrar a ese Lugar. No había celo, ni fatiga, ni enfermedad, ni vejez, ni muerte, únicamente suprema belleza y gozo. (¡Aleluya!) Por lo que más quieran Uds., pongan a un lado todo lo demás hasta que reciban amor perfecto. Lleguen al punto en donde Uds. puedan amar a todos, aun a todo enemigo. No importa si el avión se está meneando, el relámpago está relampagueando, o si las armas del enemigo están sobre Uds., estas cosas no importan; obtengan amor perfecto. Si Uds. no son salvos, acepten a Jesucristo como su Salvador ahorita. Si Uds. no han sido bautizados en agua, bautícense ahorita. Si Uds. no han recibido el Bautismo del Espíritu Santo, recíbanlo ahorita. Esfuércense en seguir adelante a ese perfecto amor, lo cual los llevará a ese Lugar hermoso y lleno de gozo más allá de la cortina del tiempo.


"Más Allá De La Cortina Del Tiempo Ya"......William Marrion Branham....... 1961-0605......... Jeffersonville, IN


English | Phoenix Tabernacle, INC. All Rights Reserved. | Powered by DASHBOARD | Website by VARKODE