Pastor

Senior Pastor Rev. Bernabé G. García

Notas del Pastor

Palabras de Vida - abril 2016

12 Y Dios requirió una señal, y esta señal era un cordero inocente que Él había sustituido por la muerte, en el huerto del Edén. Y ahora, cuando el cordero era matado, la sangre debía ser puesta sobre la puerta y en el dintel, y era para mostrar que el requerimiento había sido cumplido.
13 Oh, yo pienso que esa es una gran lección para nosotros mientras lo consideramos. Ver al creyente, en su adoración, mientras él era identificado por medio de la señal de la sangre. Él tenía que, el creyente tenía que tomar el cordero, inmolar el cordero, un cordero por casa, tomar la sangre con hisopo, lo cual es un pequeño arbusto que crece allí en el campo. Y ellos, hierba común, la llamaríamos , y tenían que aplicar la sangre. Esto muestra, al aplicar la sangre, con este hisopo, el hisopo representa la fe. Muchas veces, la gente piensa que ellos tienen que tener una fe sobrenatural, para ser un creyente. No es así. El hisopo habla de eso, sólo una hierba común que uno pudiera conseguir en cualquier parte, agarrarla, sumergirla en la sangre, y aplicar la sangre.
14 La Sangre, en esta noche, es aplicada con fe sencilla. No con algo sobrenatural ; está justo alrededor de Ud., en todas partes. Simplemente, como un niño, estire la mano y agárrela, y aplique la Sangre. El hisopo es sólo una fe sencilla como la de un niño , para el creyente. No es algo que está fuera de su alcance. Ud. no tiene que estirarse demasiado para obtenerla.
15 Este hisopo que crece en esa región, crece en las grietas de los muros, una hojita como en forma de diamante. Uno puede encontrarla, en cualquier parte. Así como—como la grama o hierba estaría en—en el campo aquí ahora mismo; sólo la tomaban, la aplicaban, y la ponían sobre la puerta.
16 Así es como la fe debe ser aplicada, tomar la fe, mejor dicho, y aplicar la Sangre de Jesucristo, por fe, a la puerta del corazón .
17 Esto iba a separar y marcar la diferencia entre aquellos que estaban saliendo de Egipto, y aquellos que iban a quedarse en Egipto, y perecer con Egipto. Ella marcó la diferencia .
18 Es extraño, cómo Dios siempre obra a través de señales, signos, señales, y así sucesivamente. Él siempre lo ha hecho. Esa es Su manera de hacer todo. Él nunca lo hace fuera de eso. Dios nunca hace un movimiento hasta que Él lo hace de esa manera.
19 La manera como Dios comienza, esa es la manera en que Dios termina. Él es infinito, Omnipotente, Omnipresente, Omnisciente. Él no necesita la ayuda de nadie. Él no necesita nuestra interpretación, como dije anoche. Él no necesita que nosotros interpretemos la Palabra y que digamos lo que Ella quiere decir. Él habla lo que Ella dice que hará, y esa es la interpretación. Nadie tiene que interpretarla. Cuando Dios dice: "Sea", y así es, esa es Su interpretación de Ella.
20 Nosotros pudiéramos decir: "Los días de los milagros han pasado. No hay tal cosa como el bautismo del Espíritu Santo". El hombre que la cree, Dios le habla a él, y esa es la interpretación. ¡Ellos la captaron! Eso es... ellos saben que la tienen, porque Dios le da Su propia interpretación a Su Palabra.
21 Eso es lo que Él estaba requiriendo aquella noche, para separar los creyentes de los incrédulos. El creyente, adorador, estaba identificado con su sacrificio. Él debía aplicar la sangre. No era "tomar y matar el cordero, colocar la sangre allá en alguna parte, o guardarla en un plato, o llevarla a los vecinos". ¡Él tenía que aplicar la sangre!
22 De esa manera es, esta noche. Nosotros pudiéramos venir y simpatizar con todo lo que Dios hace, eso es lo que Él requiere. Ud. tiene que aplicarla. No es suficiente que Ud. la aplique. La sangre debe ser aplicada, eso muestra que Ud. está identificado . El adorador ponía su mano sobre el cordero y luego lo mataba, así se identificaba con el sacrificio.
23 La misma cosa hacemos nosotros, esta noche, poner nuestra mano sobre nuestro Sacrificio y nos identificamos con Él. Y Él es la Palabra. Tenemos que estar identificados solamente a través de Cristo, cuando somos identificados por la Palabra, porque Él es la Palabra, siempre lo ha sido. "En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros. ¡El mismo ayer, hoy, y por los siglos!"


"La Señal"......William Marrion Branham....... 1964-0208......... Bakersfield, CA


English | Phoenix Tabernacle, INC. All Rights Reserved. | Powered by DASHBOARD | Website by VARKODE