Pastor

Senior Pastor Rev. Bernabé G. García

Notas del Pastor

Palabras de Vida - deciembre 2015

" EL REGALO ENVUELTO DE DIOS"
1960-1225
William Marrion Branham


Y es igual esta noche, mi hermano. El Regalo de Dios no ha venido como la gente quiere que venga, y lo rechazan, no lo quieren. Ellos lo quieren envuelto en el papel que ellos lo quieren envolver. Lo quieren envuelto en papel plateado. Quieren que sea floreado, algo perfumado, algo que brille, algo que sea clásico. Pero Dios nunca lo ha enviado así. El lo envía en el poder, de la manera en que El quiere enviarlo. Otra cosa, el Regalo fue traído a través de los pobres: María y Marta o Marta quiero decir... María y José eran personas muy pobres, eran campesinos. Y por cuanto fue traído a través de los pobres, ellos no lo quisieron. ¡Y es igual hoy!. Cuando este gran Regalo de la Iglesia, el Espíritu Santo cae sobre los pobres humildes, los ricos no lo quieren. Ellos no se quieren humillar. Ellos lo quieren con clase, no lo quieren como Dios lo envía. Mucha gente quiere recibir el Espíritu Santo pero—pero ellos quieren recibirlo a su manera. Pero oh, ¡yo estoy tan contento de que Ud. no pueda hacerlo así! Ud. tiene que hacerlo de la manera en que Dios se lo envía, y que tengamos que humillarnos para recibirlo. No estaba envuelto en lino fino. Estaba envuelto en un paño de sudario. Me han dicho que el paño con el cual envolvieron a Jesús el Cristo era el trapo que ponían debajo del yugo del buey y que estaba allí colgado en el establo. El fue envuelto en el trapo sudario que ponían debajo del yugo del buey para que no se hiriera su cabeza con ampollas mientras tiraba la carga. Ellos... ellos no tenían ropa para El. Y... ellos... Oh, casi se me rompe el corazón cuando pienso en eso. No había ropa para Emanuel, el Creador de los Cielos y la tierra no había ropa para abrigarlo. Tuvo que ser envuelto en el trapo en el que un buey había puesto su cuello para trabajar. ¡Oh, qué Súper señal! Y es igual esta noche, mi hermano. El Regalo de Dios no ha venido como la gente quiere que venga, y lo rechazan, no lo quieren. Ellos lo quieren envuelto en el papel que ellos lo quieren envolver. Lo quieren envuelto en papel plateado. Quieren que sea floreado, algo perfumado, algo que brille, algo que sea clásico. Pero Dios nunca lo ha enviado así. El lo envía en el poder, de la manera en que El quiere enviarlo. Otra cosa, el Regalo fue traído a través de los pobres: María y Marta o Marta quiero decir... María y José eran personas muy pobres, eran campesinos. Y por cuanto fue traído a través de los pobres, ellos no lo quisieron. ¡Y es igual hoy!. Cuando este gran Regalo de la Iglesia, el Espíritu Santo cae sobre los pobres humildes, los ricos no lo quieren. Ellos no se quieren humillar. Ellos lo quieren con clase, no lo quieren como Dios lo envía. Mucha gente quiere recibir el Espíritu Santo pero—pero ellos quieren recibirlo a su manera. Pero oh, ¡yo estoy tan contento de que Ud. no pueda hacerlo así! Ud. tiene que hacerlo de la manera en que Dios se lo envía, y que tengamos que humillarnos para recibirlo. No estaba envuelto en lino fino. Estaba envuelto en un paño de sudario. Me han dicho que el paño con el cual envolvieron a Jesús el Cristo era el trapo que ponían debajo del yugo del buey y que estaba allí colgado en el establo. El fue envuelto en el trapo sudario que ponían debajo del yugo del buey para que no se hiriera su cabeza con ampollas mientras tiraba la carga. Ellos... ellos no tenían ropa para El. Y... ellos... Oh, casi se me rompe el corazón cuando pienso en eso. No había ropa para Emanuel, el Creador de los Cielos y la tierra no había ropa para abrigarlo. Tuvo que ser envuelto en el trapo en el que un buey había puesto su cuello para trabajar. ¡Oh, qué Súper señal! Eso debiera ser muy atractivo para la gente. El pequeño Jehová llorando como un bebé. Dios hecho carne en un Paquete envuelto. Dios que cubre todo el espacio y el tiempo que fue antes de que hubiera un mundo o una estrella o una molécula, envuelto en un pequeño Paquete puesto allí en un pesebre, en un establo, en donde las manadas de ganado y ovejas y todas esas cosas; en ese establo, en ese pesebre de paja y heno Jehová estaba acostado allí llorando como un bebé. ¿Puede Ud. imaginárselo? Oh, el rico no quería algo así. Eso le contaminaría aún su pensamiento, algo tan humilde que fue traído a través de una muchacha, una niña campesina que era considerada una—una fanática en su vecindario; y por un carpintero que ni siquiera conocía el abecedario. ¿Cómo podrían ellos traer algo que pudiera ser digno o agradable a los ojos de las celebridades?. ¿Cómo podrían ellos producir algo que pudiera agradar o satisfacer a los ricos y a la gente de "pensamientos elevados" o a las denominaciones de sus días?. Ellos de plano fueron rechazados. ¡No sólo en ese día sino que en este día también lo rechazan de plano!. No viene envuelto de la manera en que ellos quieren. Ellos quieren descartarlo diciendo: "No hay nada en Ello." Así es como los ricos y las denominaciones rechazan Ese Regalo. No tuvieron nada que ver con El. ¿Por qué?. ¿por qué hicieron una cosa como esa?, porque no estaba envuelto en la costumbre de sus credos. Esa es la razón por la cual hoy tampoco quieren el Regalo de Dios. Estos Estados Unidos no quieren a Dios. Estas iglesias no quieren a Dios, ellos quieren a Santa Claus. Ellos quieren algo con papel plateado y colores rojos y—y—y brillantes, cosas brillantes; rechazan la Verdad del Evangelio, del poder y la resurrección de Cristo Jesús. No está envuelto de acuerdo a sus credos. Ud. no puede envolver a Cristo en un credo. ¡Cómo se debió haber sentido Barrabás en ese día!. Ud. conoce la historia de Barrabás. El era ese forajido que fue atrapado y fue puesto en las galeras para ser ejecutado la mañana siguiente. El era un ladrón; un forajido; un asesino, un criminal. Y durante toda la noche él se paseó de un lado a otro de la celda, halándose el cabello pues en la mañana él puesto en la cruz, la pena capital; él iba a morir. ¡Cuántas pesadillas tuvo él en aquella noche!. ¡Oh, él no pudo dormir!. ¡Y cuando llegó la mañana, sin tener ningún desayuno ni nada; él sabía que su sangre iba a ser derramada como entre lobos!. Cuando, de pronto, él oye las cadenas sonar, [El Hno. Branham camina y hace sonido de marcha.—Editor] y los soldados caminando. Aquí vienen cuatro o cinco o quizás todo un batallón de soldados Romanos con sus lanzas brillando y caminando hacia él. El gran carcelero dio vuelta a la llave y le dijo: "¡Sal fuera Barrabás!." "¡Oh, no me maten!." "¡Tengan piedad!." "Barrabás, todo está bien, estás libre." ¿Que yo estoy qué?. "Estás libre." "Y ¿cómo llegué a estar libre?". "¡Mira!". Y le apuntó hacia esa dirección. ¡¿Qué debió haber significado para Barrabás cuando él vio que el Regalo tomó su lugar en la muerte?!


English | Phoenix Tabernacle, INC. All Rights Reserved. | Powered by DASHBOARD | Website by VARKODE